domingo, 10 de mayo de 2009

La periostitis (6ª Parte). El entrenamiento




En el entrenamiento, siempre vamos a buscar que las actividades sean progresivas, evitando los cambios bruscos de trabajo.
Un buen calentamiento antes de empezar a entrenar, garantiza que exista una transición progresiva desde el estado de reposo hasta un nivel de esfuerzo máximo.
Sobre el calentamiento ya nos extenderemos en otra ocasión, pero respecto a su influencia sobre la periostitis, se puede decir, que el estiramiento y la movilización muscular y articular antes de correr, ayudan a relajar la musculatura, reduciendo la rigidez muscular y mejorando la circulación sanguínea en la zona.
Cuando vamos a entrenar con un clima frío, nos interesa alargar un poco más el calentamiento, pues el frío hace que nuestra musculatura esté mucho más rígida, lo cual nos perjudica si tenemos periostitis.
Al correr, vamos a buscar superficies blandas, y empezaremos el entrenamiento a menor ritmo, aumentando la velocidad poco a poco, según nos vayamos acomodando, evitando los cambios bruscos de ritmo.
Para fortalecer la zona, empezaremos con ejercicios estáticos, buscando tensar la zona dañada. Esta tensión fortalece el músculo sin fricción, y además podemos aprovechar un reflejo existente en la musculatura, por el que las fibras musculares se relajan tras una contracción muscular intensa.
Esta relajación, facilita como ya se ha explicado en varias ocasiones la mejora de la circulación sanguínea y con ello de la regeneración de la zona.
Más adelante, introduciremos los ejercicios de fuerza con movimiento, para fortalecer la musculatura de la pantorrilla de manera equilibrada. Normalmente la parte posterior (gémelos y sóleos) está más desarrollada que la zona lateral y anterior (músculos peroneos y tibiales).
Si todos estos músculos tienen un desarrollo adecuado, se evitará que los músculos más fuertes desplacen a los más débiles.
Progresivamente, cuando no exista dolor, y de manera controlada se van introduciendo todos los contenidos habituales de entrenamiento (saltos, terrenos más firmes, pista, etc), para alcanzar la normalidad.

No hay comentarios: